martes, 10 de diciembre de 2013

Presentación en Tolosa y Alicante del libro “Rutas de Polichinela”



Se presentó en Tolosa y más tarde en Alicante, el libro “Rutas de Polichinela. Títeres y Ciudades de Europa”, un proyecto en el que vengo trabajando desde el año 2010. Quién ha seguido este blog, ya conocerá los intríngulis del asunto, pues cada viaje emprendido ha tenido sus correspondientes entradas, unas veces profusas y detalladas, otras más lacónicas y escasas. Pero lo importante es haber llegado a puerto, que en este caso consiste en el libro terminado y publicado. 

Debo decir que ya desde un principio, Arola Editors se había comprometido a publicar las dos versiones en catalán y castellano. Pero con los tiempos que corren, nunca hay que dar nada por sentado. La suerte y la buena disposición del TOPIC de Tolosa quisieron que mostrara su interés en coeditar el libro en su versión castellana, motivo por el que ha salido y se ha presentado primero en esta lengua, mientras que la catalana saldrá en breve. La razón es clara: ya desde el comienzo, el proyecto del libro ha avanzado en paralelo a la exposición inaugurada en octubre de 2013 en el TOPIC de Tolosa con el mismo título de Rutas de Polichinela, pues ambos, libro y exposición, nacieron de un mismo impulso y en un mismo momento. La exposición puede verse en Tolosa hasta febrero de 2014, y el libro se encuentra ya a la venta en la misma página web de Arola Editors, o en portales On Line como Amazon

La presentación en Tolosa fue un acto más bien íntimo y acogedor, en la Sala Taller del TOPIC, en la que asistieron varios de los titiriteros que participaban en el Titirijai de este año, más algunos amigos del lugar y los responsables del TOPIC, que quisieron arroparme con su presencia. Se encargó de introducir el acto Enkarni Genua, veterana titiritera del grupo Txotxonguillo y una de las personas claves del proyecto tolosano desde sus inicios. Escritora también –tiene varios libros publicados, además de escribir con regularidad para la prensa local–, Enkarni me definió como lo que soy: un espécimen de múltiples registros,  que ha tocado muchas techas y que últimamente se ha dedicado más a la escritura. Habló del libro “Malic, la Aventura de los Títeres” como un claro antecedente del que presento ahora. Y acertó Enkarni al comparar los dos libros pues aun siendo Malic un libro de memorias y de carácter autobiográfico, en él ya desarrollé este estilo de libro de viajes tratado de un modo muy personal, que busca el equilibrio entre la necesaria y púdica distancia, y un acusado subjetivismo que no se corta. 

Diablo. Exposición Rutas de Polichinela en el TOPIC
Cuando me tocó hablar a mí, me ceñí a una especie de corta conferencia comprimida en el tiempo, en la que expliqué los antecedentes que me llevaron a querer escribir este libro, así como sus planteamientos generales. Recalqué que no se trata de un trabajo académico ni teórico, aunque a veces haya reflexiones sobre el lenguaje de los títeres y de las tradiciones populares, sino que parte de la experiencia personal y de una perspectiva de buscada subjetividad. Es pues un libro de viajes y de títeres. Para mí, los títeres han sido una excusa para interrogarme sobre las ciudades que visitaba, y lo mismo puede decirse de las ciudades respecto a los personajes y las tradiciones que contienen. Los títeres como un reflejo de las ciudades, y viceversa, las ciudades reflejándose en sus personajes populares. 

Guignol. Exposición Rutas de Polichinela en el TOPIC.
A continuación, pasé revista a algunas de las ciudades que salen en el libro, mostrando el tipo de abordaje que les he dado, con algunos ejemplos concretos.

Más tarde, hice una visita guiada de la exposición con varios de los presentes, explicando las diferentes tradiciones y personajes expuestos, así como anécdotas sobre las estancias vividas en las respectivas ciudades. 

En Alicante, presenté el libro tras la función de mi espectáculo “A Manos Llenas” en la salita “Caja Negra” del Centro Cultural Las Cigarreras (ver el artículo sobre el Festival de Alicante que he publicado enTiteresante aquí). 

Edificio de Las Cigarreras de Alicante.
En ambas presentaciones, pude constatar el interés que ha despertado el libro, como lo atestigua el deseo de los presentes por hacerse con un ejemplar. Como se ha dicho al principio, “Rutas de Polichinela” puede comprarse ya en el TOPIC de Tolosa (coeditor de la versión castellana) y vía On Line en Amazon o en el portal de la misma Editorial Arola.

lunes, 28 de octubre de 2013

Libro y exposición de “Rutas de Polichinela” en el TOPIC de Tolosa. Crónica de una visita.



Llegada a Tolosa. Miguel Arreche y el concierto de órgano.

Los plazos se van cumpliendo, y lo que hace años parecía casi una quimera o un simple deseo, se ha hecho realidad este mes de octubre de 2013. Sí, la exposición largamente pensada con Miguel Arreche e Idoya Otegui en 2010, tras largas reuniones de cómo podría ser, acaba de abrir sus puertas gracias al ingente trabajo y al gusto exquisito de María San Sebastián, responsable de exposiciones del TOPIC. 

El edificio del TOPIC
Y lo mismo cabe decir del libro “Rutas de Polichinela. Títeres y Ciudades de Europa”, elaborado durante los últimos tres años como este blog ha testimoniado en el día a día: su versión castellana ya se ha publicado para ser en breve distribuida por los cauces habituales.

Me dirigí a la ciudad del valle del Oria el pasado viernes 18 de octubre no sólo para ver la exposición, sino porque había sido contratado para una actuación con mi último espectáculo “Locuras de Polichinela”. Me acompañaba la titiritera Marga Carbonell, constructora de los títeres y técnica en esta ocasión. Nada más instalarnos en el apartamento que tiene el TOPIC en su parte trasera, salimos a pasear por la ciudad. Era la primera vez que Marga acudía a Tolosa y pensé que sería bueno callejear por la parte vieja, la de las calles estrechas y los bares de copas. 

Parroquia de Santa María
Tras un par de vinos y unos pinchos, tropezamos sin querer con la Plaza Santa María, donde se encuentra la parroquia del mismo nombre, y vimos que la puerta estaba abierta. Curioso, pensé, a estas horas –eran las nueve de la noche– las iglesias suelen estar cerradas. Entramos y al acto comprendimos lo que ocurría: unas señoras nos abordaron solícitas ofreciéndonos el programa del concierto que estaba a punto de empezar. Según nos contaron, el órgano de la Parroquia de Santa María es un órgano romántico de altísima calidad, de la casa Stoltz Frères, de París, lo más granado de las casas organistas, y que además acababa de ser restaurado. En cuanto al intérprete, Frantisek Vanicek (1969), de origen checo, era por lo visto uno de los mejores organistas de Europa. ¡Caramba, pensamos, aun recién aterrizados al lugar, bien valía la pena sentarse un rato y escuchar, sobre todo tras tantas horas de coche y carretera!

Órgano de la Parroquia de Santa María de Tolosa.
Nos sentamos y al poco rato, el órgano empezó a sonar con los tronantes acordes de una Fanfare de N.J. Lemmes que nos dejó patitiesos. Una gran pantalla frente al altar nos permitía ver al organista en su cometido: un intérprete a cuatro manos, o mejor dicho, a dos manos y dos pies, de una ejecución magistral e impecable. Tras la Fanfare, que nos dejó pegados al banco de madera de la Parroquia de Santa María, se elevó por las altas naves de la iglesia la Sonata IV B dur de F.Mendelssohn-Bartholdy. ¡Impresionante!

En el pasillo central, había una silueta como de ataúd pintada en el suelo. Y entonces caí en la cuenta: justo unos días atrás, cuatro exactamente, se celebraron aquí, en el mismo sitio, las exequias de Miguel Arreche. Aquí se despidió de sus familiares, amigos y allegados este gran ciudadano de Tolosa, que se tomó muy en serio sus responsabilidades cívicas, al convertir los sueños en realidades para el bien colectivo. El órgano iba sonando y sus notas y acordes parecían describir la vida entera de Miguel: cuando los tubos vibraban en todo su esplendor, me parecía escuchar su voz sonora y tronante, con la que solía a veces afirmar sus ideas y pensamientos, cuál rayos y truenos cayendo del cielo. Cuando la música se aflautaba en lánguidos sonidos, veía al Miguel niño, con sus ojitos llenos de curiosidad, riendo bajo y admirado de lo que veía. De pronto, volvían a brotar las carcajadas altisonantes a borbotones, y el ajetreo musical de notas y teclados moviéndose alocados era el vaivén huracanado de la vida de Miguel, que un día estaba en Cuba, el otro en Vietnam, para recalar un par de días en Australia antes de volver a su casa, frente a la magnífica placita de toros de Tolosa. 

El amplísimo espectro musical y sonoro del órgano de la casa Stoltz Frère, capaz de llenar por entero el inmenso espacio de la Parroquia de Santa María, se correspondía a la misma amplitud de registros que tuvo la vida exuberante de Miguel Arreche, capaz de convertir la pequeña ciudad de Tolosa, vieja y desdentada tras la caída de sus industrias tradicionales, en una importante capital mundial de los Títeres. Las manos y los pies del virtuoso organista checo eran las manos y los pies de los miles de titiriteros que han dejado sus huellas en esta pequeña capital del Oria, atraídos por esa música tronante de los tubos del órgano que hoy suenan mudos pero aun más atrayentes en la Plaza Euskal Herria, donde se levanta el antiguo Palacio de Justicia convertido en el TOPIC. Comprendí entonces que del mismo modo que las piedras de la Parroquia de Santa María encarnan la música del órgano que suena desde el Romanticismo, la voz de Miguel Arreche se ha encarnado en las piedras antiguas pero renovadas del edificio que hoy es el Centro Internacional del Títere de Tolosa. Y la función de los tubos y los fuelles del viejo órgano restaurado la cumple en nuestro caso las arcadas, las calles adyacentes, el público, el teatro y el museo del antiguo Palacio de Justicia, así como los interiores de bares y restaurantes de la plaza Euskal Herría, pétreo cojín urbano del edificio del TOPIC. Y yendo aún más lejos, es la misma ciudad entera de Tolosa la que encarna el vozarrón tronante y despiadado de Miguel, tan exigente en sus deseos impetuosos como disparado en sus pretensiones. Así se alcanzan los grandes logros, con todos los tubos del órgano puestos en solfa. 

Teclados del órgano.
Al acabar el concierto, uno de los responsables nos permitió subir al coro y ver el órgano por detrás: una maravilla de alta tecnología artesanal del XIX, cuando lo más avanzado de la ingeniería humana se hacía todavía con las manos y con personas que tenían una visión completa de su obra. La maquinación y la sociedad de masas han acabado con esa antigua tecnología manual. Quizás sean los titiriteros los últimos artesanos creadores que quedan, aunque ya estemos todos en lo digital… De ahí su radical importancia. En este sentido, el TOPIC de Tolosa sería comparable a un órgano de la casa Stoltz Frères, bien restaurado y con algunos mecanismo digitales, eso sí, en el que con solo dos manos y dos pies es posible crear mundos y llenar espacios…

Pienso que las grandes obras están siempre por encima de sus creadores. Miguel Arreche murió y su legado es todo lo que nos deja: su nombre y su espíritu estarán siempre asociados a este legado. Una obra que hoy se eleva alegre y fastuosa.

Idoya Otegui, junto a todo su magnífico equipo que la rodea, continúa ahora la obra creada por ella y por Miguel. Las piedras mandan y los contenidos orientan. Hoy, es Polichinela quién se ha instalado en el TOPIC. Es un regreso a los orígenes. Su risa arcaica se encuentra a gusto en el antiguo Palacio de Justicia, convertido en un templo de los títeres. La antigua balanza de la señora ciega es hoy la dualidad dinámica del arte titiritero, y las risas de Miguel retumban sordas en lo que antes era la cárcel provincial y se confunden con las de Polichinela: los platos de la Justicia vuelan por los aires  mientras la balanza, marioneta colgada de un hilo, se queda sin brazos.

La Plaza de Euskal Herria con el TOPIC al fondo, de noche.
Salimos de la Parroquia de Santa María. En las casi dos horas de concierto, me he sentido reconciliado con la vida y con la muerte. Miguel ya no está, pero como suele ocurrir con las grandes personas, sigue tan vivo como siempre. Volvemos a la Plaza Euskal Herría y entramos en uno de los bares. Pronto la realidad se impone. Mañana veré la exposición y por la tarde, función.

La exposición “Rutas de Polichinela”

Lo primero que hay que decir es que ha sido de larga gestación. Empezamos a hablar de ella en el 2010, cuando yo inicié mi proyecto de Rutas de Polichinela: viajar y escribir un libro sobre títeres y ciudades, con el denominador común del arquetipo polichinesco. Pensé, ¿por qué no proponer al TOPIC una exposición que permita visualizar esta realidad tan interesante que es la Europa de Polichinela? Mapas, tradiciones y ciudades.

Charlamos largamente del asunto con Idoya y Miguel, y la cosa quedó clara muy rápidamente. Habría que buscar muchos de los títeres, pues el fondo del museo, en aquel momento, estaba escaso en polichinelas. María San Sebastián tomó en seguida las riendas operativas del asunto, y el engranaje ejecutivo del TOPIC, de una eficacia envidiable, empezó a trabajar. 

Puertas de entrada de la exposición.
Debo decir que mi participación en la misma ha sido tangencial, pues lo mío estaba en los viajes y en la escritura. Me encargué, eso sí, de los textos del catálogo. Fueron dos recorridos que empezaron juntos y debían terminar juntos: la exposición y el libro. Y así ha sido, para asombro de mi mismo, pues no siempre los deseos y los planes se cumplen al cien por cien. El 18 de octubre abrió sus puertas la exposición Rutas de Polichinela, y el mismo día fui a buscar en una empresa leridana de encuadernación los paquetes del libro “Rutas de Polichinela. Títeres y Ciudades de Europa” que correspondían al TOPIC, que también ha colaborado en la publicación del libro, editado por Arola Editors.

Libro y exposición se complementan y nacen juntos, tras haber sido ambos gestados al mismo tiempo. Al libro todavía le faltan, a fecha de hoy, algunos días para su distribución. En cuanto a la exposición, puede verse ya acudiendo al TOPIC de Tolosa.

Debo decir que quedé impresionado del trabajo realizado por María San Sebastián, que culmina los esfuerzos de todo el equipo dirigido por Miguel e Idoya. La exposición es, creo, única, no sólo por su exhaustividad, sino por su planteamiento profundamente europeísta, de contenido casi político o ideológico, en un sentido muy positivo: mostrar cómo las diferencias unen, es decir, cómo las distintas tradiciones dialogan entre sí, y que a pesar de sus profundas diferencias (gracias a ellas, yo diría), hablan todas un mismo lenguaje de fondo, con los denominadores comunes del humor, la rebeldía, el espíritu profundamente vital del individuo libre, y los enfrentamientos con el poder y con las realidades eternas del drama humano: la muerte, el diablo, el verdugo, los ricos o los monstruos de la imaginación. 

Pulcinella, de Bruno Leone.
La exposición muestra a los distintos polichinelas europeos, entre los que se incluye al Karagöz turco y al Mobarak iraní, lo que indica una concepción muy amplia y abierta de lo que puede considerarse Europa. ¿Acaso no nació la bella Europa en lo que es hoy Líbano, princesa fenicia raptada por Zeus transformado en un toro blanco?...

Nada más entrar en la sala de exposiciones temporales, el visitante se encuentra con Pulcinella, la matriz napolitana de todo el asunto, un títere de Bruno Leone hecho ex-profeso para la exposición. Y, a su izquierda, se abre el inmenso mapa de Europa en el que se indican con números a los distintos personajes que conforman la familia europea de los polichinelas. Este mapa imprime a la exposición un profundo carácter y la dota de un enorme valor añadido, casi político y profundamente ideológico, como antes se ha dicho, en el que se habla de cómo estas tradiciones tan distintas entre sí, en vez de separar, unen a las distintas culturas y ciudades europeas.

Mapa con las señalizaciones de los distintos personajes.
Frente al mapa, se despliegan los primeros cuadros de los títeres expuestos, agrupados por su procedencia, tradición o personaje principal. Ahí están los compinches de Pulcinella en los guaratelle de Nápoles, un elenco entero obra de Bruno Leone encargo del TOPIC. Un elegante Polichinelle francés luce sus galas en compañía de una bonita mujer. A su lado, posan dos magníficos Guignol y Gnafron, junto a un grupo de los personajes del Guignol de Lyon, que tanta predicación tuvo en toda Europa. Siguen dos cuadros de títeres italianos, con máscaras procedentes de distintas ciudades, el primero de ellos con los zanni Arlequino, Brighella, el Gioppino de Bérgamo con sus tres bocios, el viejo Tartaglia de gafas redondas, Colombina, la deseada y eterna enamorada, el zanni Meneghino de Milán y Fagiolino de Bologna; y el segundo cuadro de los títeres italianos, muestra un impactante diablo, Garibaldi, un carabiniere y otros personajes habituales de los escenarios de títeres. 

Los guaratelle de Bruno Leone
Polichinelle y su amiga, construidos por Petr y Katia Rezac.

Guignol y sus amigos.
A continuación viene un formidable elenco del Punch and Judy, con una Muerte de inquietante rostro y una Judy de impacto con su Baby en el regazo. Y siguen las tradiciones del Mester Jakel de Copenhague, el Jan Klaassen de Amsterdam, los Kasperls de Frieder Simon de Halle, un clásico Vitez Lazlo acompañado del Diablo, de Budapest, y un pequeño Kasparec de cara oscursa y diabólica. 

Gioppino de Bérgamo.
Arlequino con Tartaglia al fondo.
Muerte y Payaso, del grupo del Punch and Judy.
El Verdugo y el policia, del grupo de Punch and Judy.
Mester Jakel y esposa.
Vasilache y Marioara.
Nanesse
Petrushka también está y el Vasilache de Rumanía junto a su mujer Marioara, un préstamos del Teatro Tandarica. En una esquina, tres personajes nos saludan junto a una columna: son Pierke, de Gante, y Tchantches y Nannesse, de Lieja.

Dos de los Don Cristóables Polichinelas de Helena Millán.
El grupo de los tres bellos Don Cristóbales Polichinelas, obra de Helena Millán, centra la atención del visitante: tres rostros expresivos y potentes, que encajan a la perfección con la psicología del viejo truhán español. Un trabajo, el de Helena Millán, exquisito y riguroso. A su lado, dos títeres catalanes cedidos por Titelles Vergés: un Pericu Titella con barretina y un Diablo, como es de obligación en la tradición catalana, que gusta mucho de la escatología infernal. Luego, otro de los grupos de impacto: los Robertos de Manuel Rosado, procedentes del Museu da Marioneta de Lisboa. Nueve portentosos títeres que constituyen una de las joyas de la exposición. Me impresiona el que lleva una máscara roja, una figura que no conocía. Y casi enfrente, otra joya: el insólito cuadro de las marionetas del Mobarak iraní. Pequeñas marionetas de varilla con unos rasgos que recuerdan el arte oriental de las miniaturas. En el centro, Mobarak, personaje de color negro como manda la tradición y sin bonete rojo –como se le suele representar. O lo ha perdido o constituye una de sus variantes. Lo vi actuar una vez en un festival de Holanda y me impresionó el grado de vitalidad que mostraba, hablando el titiritero con una lengüeta.

Pericu Titella y el Diablo, de Titelles Vergés.

Mobarak.
Roberto de Manuel Rosado. Museu da Marioneta de Lisboa.
Roberto con máscara. Museu da Marioneta de Lisboa.
Roberto de Manuel Rosado. Museu da Marioneta de Lisboa.
Al lado de las marionetas de Irán, una gran pantalla nos muestra a un par de figuras del Karagosis griego y, junto a ellas, un completo grupo de personajes del Karagöz turco, siluetas de Cengiz Özek realizadas ex-profeso para la exposición bajo encargo del TOPIC. Una ejecución impecable como es propio del maestro Özek, que gusta trabajar con un gran refinamiento –además de actor y titiritero, es y ha sido un riguroso restaurador de antigüedades, especialmente en el campo de la pintura.

Sombras griegas del Karagosis y turcas del Karagöz.
El ala derecha de la sala de exposiciones está ocupada por cinco vistosos retablos que dan una idea cabal de los escenarios donde suelen moverse nuestros personajes: un retablo de los Titelles Vergés, con un bonito decorado antiguo; un teatrillo de Punch and Judy con Punch en el centro del escenario; un retablo de la colección de Mariona Masgrau que esconde en su boca un video donde se proyectan escenas de títeres (vale la pena aquí detenerse y contemplar las secuencias propuestas, magníficas y muy representativas de algunas de las tradiciones), un retablo del Vecchio San Carlino realizado por Bruno Leone, con un fraile y el perro en plena acción paralizada en el tiempo, y, para acabar, un bello retablo del Dom Roberto, con un elenco completo de títeres obra de José Gil, que el titiritero portugués ha cedido al TOPIC de Tolosa.

Retablo de Bruno Leone.

Retablo de Dom Roberto. Robertos de José Gil.
En resumidas cuentas: una exposición que nos ofrece un precioso recorrido por las distintas tradiciones europeas, que tan pocas veces se ven juntas y con semejante exhaustividad, y que nos dan una perfecta y casi diría completa idea de esta realidad europea de los títeres.

La exposición de Tolosa podrá verse también en Lisboa, transformada y seguramente ampliada por los fondos propios del Museu da Marioneta (especialmente en lo que se refiere al apartado de los Robertos), más las otras adquisiciones que tenga a bien incluir la directora del Museu, María José Machado Santos. Será una nueva oportunidad para saciarnos del elixir que destilan estas tradiciones europeas de títeres rebeldes y vitalistas, de cuya sabia tan necesitados estamos hoy los europeos. Quizás haya todavía nuevos lugares donde puedan recalar, pero no nos avancemos a los hechos. De momento, la cita está en Tolosa hasta el mes de marzo. ¡Una cita que no hay que perderse!

El libro

Ya hemos dicho antes que la exposición ha ido pareja a la escritura del libro “Rutas de Polichinela. Títeres y Ciudades de Europa”. Un libro de cuya elaboración el lector de este blog ha sido testigo directo o indirecto, según su frecuencia visitante. Presentamos aquí su portada y su contraportada, para que el futuro y posible lector vaya entrando en materia. 

Portada
Lo bueno del libro es que tiene profusión de imágenes –en blanco y negro, lo que no deja de ser una ventaja, pues me ha permitido publicar imágenes tomadas durante los viajes por mi pequeña cámara, cosa que sería imposible en un libro a todo color–, imágenes que aclaran e ilustran buena parte de lo que se habla. 

Contraportada.
El libro, que puede calificarse de viaje y de títeres, o de ciudades y de títeres, en un porcentaje casi del cincuenta por ciento, creo que gustará al lector, sea especializado o no. Se ha intentado que los capítulos, que corresponden cada uno a una ciudad diferente, sean todos distintos entre sí, aunque evidentemente algunos recorridos y temáticas se repiten. De todas formas, es el lector quién deberá opinar en última instancia sobre el libro –cosa que esperamos suceda en breve.

Añadimos para terminar que en pocos días, cuando el libro ya esté en circulación, publicaremos la manera de poderlo adquirir, facilitando al interesado los enlaces correspondientes.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Rutas de Polichinela: exposición y libro

Pulcinella de Bruno Leone. Museo del TOPIC de Tolosa
Este sábado 19 de octubre de 2013, tenía que inaugurarse en el TOPIC de Tolosa la exposición Rutas de Polichinela, y presentarse el libro que lleva el mismo título, sobre Títeres y Ciudades de Europa. Digo tenía, porque aunque la exposición ya estará visible a partir de este sábado, y el libro en su versión castellana también habrá salido a la luz pública, se ha decidido postergar los actos protocolarios de presentación en Tolosa. La razón es el reciente fallecimiento de Miguel Arreche, y la baja temporal de Idoya Otegui, actual directora del TOPIC.

Roberto del Museu da Marioneta de Lisboa
Las presentaciones oficiales de libro y exposición se trasladan al Titirijai de este año, que tendrá lugar del 24 de noviembre al 2 de diciembre. De todas formas, se mantiene la actuación de "Locuras de Polichinela", de Toni Rumbau, en el TOPIC de Tolosa para este sábado 19, a las 18:30 de la tarde.

Familia polichinesca del espectáculo "Locuras de Polichinela",
de Toni Rumbau.


Nos emplazamos a testimoniar desde este Blog de Rutas de Polichinela tanto sobre la exposición, que ya se podrá ver a partir del sábado 19, como sobre el libro, que esperamos guste e interese a muchas personas.

domingo, 13 de octubre de 2013

Muere Miguel Arreche

La noticia de la muerte de Miguel Arreche ha sacudido a la profesión titiritera de todo el mundo. Mañana día 14 de octubre se celebra su funeral en la Parroquia de Santa María de Tolosa, a las 7h de la tarde.

Miguel Arreche en Tolosa, con el equipo de la exposición
dedicada a Mariona Masgrau, en septiembre 2012.
Debo decir que Miguel Arreche participó desde un principio, junto con Idoya Otegui, actual directora del TOPIC, de estas Rutas de Polichinela, de las que ambos fueron padrinos y fieles impulsores. El TOPIC de Tolosa no sólo ha colaborado en la edición en lengua castellana del libro -cuya presentación será el próximo sábado 19 de octubre en Tolosa- sino que también ha preparado una exposición que, con el mismo título del libro, Rutas de Polichinela, se va a inaugurar el día 19 sobre los personajes polichinescos de Europa.

La pérdida, pues, de Miguel, es una pérdida también para estas Rutas. Debo decir que Arreche leyó en su día el primer manuscrito terminado del libro y que disfrutó mucho de su lectura, según me contó. "Curioso que uno aprenda cosas nuevas de ciudades que son bien conocidas por mi...", me comentó a modo de elogio. Lástima que no pueda ver la edición terminada, con todas las imágenes.

En la revista Titeresante he publicado un texto sobre su muerte que puede leerse aquí.

Descansa en paz, Miguel y que los Dioses Titiriteros del Más Allá te acojan en su seno.

El TOPIC de Tolosa de noche.

domingo, 29 de septiembre de 2013

Bornet, el Putxinel·li de la Ciutat del Born, invita a Pulcinella, de Gaspare Nasuto, Nápoles. Sábado 5 y domingo 6 de octubre de 2013.


Kasperl del Museo de Marionetas de Lübeck.
En estas Rutas de Polichinela, hemos recorrido las distintas ciudades europeas para buscar los personajes fijados por la tradición. Una veces los hemos encontrado a la primera, otras veces hemos tenido que indagar en profundidad y usar la imaginación para verlos cara a cara. Y lo que hemos podido constatar, es que la actualidad es hoy plenamente favorable no sólo a revitalizar las distintas tradiciones y sus personajes, sino también a crear nuevas caras y nuevos nombres, como si el actual siglo XXI fuera un siglo proclive a este tipo de nacimientos, sin duda acuciado por sus dinámicas vertiginosas de cambio, como si en los intersticios provocados por los movimientos del suelo surgieran necesidades nuevas y las formas capaces de satisfacerlas.

Kasperl y Frieder Simon, de Halle, Alemania.
En Alemania, donde el Kasperl se había convertido en comida exclusivamente infantil, hemos podido comprobar cómo en muchas ciudades hay espectáculos de Kasperl para adultos. Lo hemos visto en Múnich y en Halle, y son varios los espectáculos que giran hoy por los festivales europeos con nuevas versiones del bufonesco personaje.

El Born, con la Plaza del Bornet en primer plano.
Foto Marçal Font.
En Barcelona, en la ciudad antigua derruida durante la guerra de sucesión de 1714, renacida hoy con sus entrañas pétreas al descubierto bajo la impresionante cubierta del viejo Mercado del Born, obra del arquitecto Fontseré, acaba de nacer un personaje que se postula como un nuevo Polichinela, en este caso de la llamada Ciutat del Born. Se llama Bornet, nombre que viene de la placita que existía en aquel lugar y cuyo suelo de amplias losas de piedra puede verse hoy ocupando el centro del complejo del Born, justo bajo la pequeña cúpula que corona su imponente arquitectura.

Bornet.

En efecto, una de las sorpresas más alegres y estimulantes de la apertura del Born Centro Cultural, ha sido la irrupción de este personaje llamado Bornet, surgido cómo se ha dicho de las mismas piedras puestas al descubierto por los arquitectos y arqueólogos responsables del complejo museístico. La realidad del personaje y su profunda relación con el espacio que lo ha visto nacer, ha sido corroborada por el mismo historiador de todo el complejo del Born, autor de varios libros que describen exhaustivamente la Barcelona del 1700, Albert García Espuche. El historiador, en efecto, tras reconocer en el acto los rasgos físicos y mentales del personaje, lo ha ratificado con las siguientes palabras: "Sí, en efecte, en Bornet és en Bornet", dijo el eminente historiador, cerrando el tema con la Potestas que le otorga su Auctoritas en el asunto que nos atañe .


Títere e imagen de Marga Carbonell.
Se entiende que si cada ciudad tiene a su Polichinela, la Ciudad del Born quiera tener a su Bornet. Es decir, al ser la del Born una ciudad dentro de otra, nudo simbólico de las distintas épocas que la conforman, parece lógico que también Bornet sea un nudo simbólico de los rasgos que definen la ciudad del Born.

¿Qué significa esto? Pues que si por un lado encarna el perfume de las almas invisibles que siguen habitando las ruinas de la Ciudad del Born, su alma de polichinela tiene chispas de Titella y de Pericu, así como de los otros personajes que han vivido en la ciudad de Barcelona, sean antiguos o modernos. Y, por la misma regla de tres, se refleja en sus hermanos europeos que provienen del Pulcinella napolitano o le son primos hermanos.

Todo ello explica que al inaugurarse el flamante nuevo Centro Cultural del Born, en la Sala Moragas -espacio polivalente pensado para las representaciones teatrales, los conciertos o las proyecciones de cine-, Bornet haya querido inaugurar su ciclo de Títeres y Ciudades invitando al Pulcinella napolitano, que en esta ocasión llega servido por Gaspare Nasuto, un gran virtuoso del personaje.

El Pulcinella de Gaspare Nasuto.
Se trata de mostrar cómo cada ciudad ha ido generando a sus propios personajes, desvelando las relaciones que existen entre la ciudad y su pequeño héroe. Tras Pulcinella, llegará en noviembre el Karagöz de Cengiz Özek, y en diciembre el Kasperl de Frieder Simon, de la ciudad alemana de Halle.

Y en cuanto a los grupos y títeres locales, iniciará en octubre la programación Joan Baixas con su Música Pintada, para seguirle en noviembre Pa Sucat con "Las Maravillas de Oriente", y en diciembre Jordi Bertrán con su "L'Alè dels Fils".

Imagen de "Música Pintada", de Joan Baixas.
He aquí el calendario de las funciones, con sus horarios correspondientes:

Mes de octubre:
- Sábado 5, a las 18h y el domingo 6, a las 12:30 h , Pulcinella, de Gaspare Nasuto, Nápoles.
- Sábado 26, a las 18h y el domingo 27, a las 12:30 h, Música Pintada, de Joan Baixas.

Mes de noviembre:
- Sábado 2 , a las 18h y domingo 3, a las 12:30h, Karagöz, de Cengiz Özek, Estambul.
- Sábado 23, a las 18h y domingo 24, a las 12:30h, "Las Maravillas de Oriente", de Pa Sucat.

Mes de diciembre:
- Sábado 7, a las 18h, y domingo 8, a las 12:30h, Kasperl de Frieder Simon, Halle.
- Sábado 21, a las 18h, y domingo 22, a las 12:30h, "L'Alè dels Fils" de Jordi Bertran.

- Precio para todas las funciones: 5 euros .